Parte 2: Yendo a lo profundo con la energía canceriana

Trabajar con el propio árbol necesita de tiempo y paciencia.

Reprogramar creencias familiares no es tarea fácil sin embargo dista de ser imposible. Con mucho trabajo y presencia se puede.

 

En este escrito quiero proponerte mas ejercicios para seguir profundizando. Vamos de lleno con preguntas.

¿Qué dichos son los que se repiten en la mesa familiar?

¿Cuáles son esas frases que tus papá, tu mamá o tus abuelos repiten en automático?

¿Son positivas, negativas?

¿De qué hablan? 

Acordate de llevarlo todo al papel 😉

 

Desde mi mundo.

Una frase que escucho mucho desde el lado paterno de mi árbol es «Es una lucha…», pareciera que se dice como muletilla a todo. Me pone muy nerviosa escucharla y cada vez que lo hago interrumpo para decirles que creo que no lo es, aunque a veces el cansancio me hace mirar para el costado.

¿Qué creencias o verdades pueden quedar grabadas si todo tiene que ser una lucha?

¿Dónde esta el disfrute? ¿Y el estar relajados?

¿Qué conexión con lo abundante puede haber si todo es una lucha?

Esta frase es parte de mi trabajo con mi propio árbol.

 

Ahora! como la energía canceriana también habla del gestar te propongo que seas  quien proponga una nueva frase, un nuevo dicho familiar.

¿Cuál te gustaría que fuese? 

Esta es una gran oportunidad para reformular la energía de tu árbol. Empezá a repetirla, sola y acompañada. Con tu pareja, tus papás, tus tíos, hermanas. Fijate cómo reaccionás al traerla a la mesa, fijate cómo los demás reaccionan. Es normal que haya resistencia.

Para que algo se quede necesita tiempo, permanencia, sostén. No bajes los brazos, seguí conectando a tu familia y a vos misma con esa nueva energía.

 

Gesta tu propio cambio.

Se semilla y árbol al mismo tiempo.

2 Replies to “Parte 2: Yendo a lo profundo con la energía canceriana”

  1. Gracias Flor por este momento brindado… Estuve haciendo biodecodificion y estoy en proceso de sanación.. por lo que esto , me viene genial.. gracias por la comunicación… Estoy aprendiendo que sanamos con otros.. así q.. gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *