Lo poderoso y necesario de las subidas y bajadas. Emocionales, mentales y físicas

Capítulo 1

Mi ubicación

Mi gps indica 34° 36′ de latitud sur y 58° 26′ de longitud oeste. Desde ahí me siento y escribo. 

La ciclicidad es un tema que me apasiona. Subidas y bajadas, momentos de expansión y de repliegue. Finales e inicios que se corresponden, que están unidos, que se construyen entre si. 

En un mundo cíclico, aunque también me gusta llamarlo espiralado, todo tiene una razón de ser y se construye desde el paso anterior. No podemos cortar, saltear ni evitar una parte de el.  En cuanto nos enamoramos de una parte del ciclo y desestimamos otra, perdemos el equilibrio.

Cuando pienso en ciclicidad lo primero que viene a mi mente es la naturaleza, quien sin la mano excesiva del hombre es perfectamente cíclica y equilibrada. Este mundo natural está influenciado p las estaciones. Esos momentos que tienen un ritmo, y una condición particular que se repite (aún con fluctuaciones) a lo largo del tiempo.

 

Capítulo 2 

Lo científico

Si vamos a un espacio un poco  más científico y nerd te cuento que las estaciones se deben en gran parte a la inclinación del eje de giro de la tierra respecto al Sol. 

En las regiones ecuatoriales de la Tierra (donde pasa el paralelo 0°) las estaciones son sólo dos: la estación seca y la estación lluviosa. Aca los cambios de temperatura son mínimos, mientras que lo que varía considerablemente son las precipitaciones. 

En las zonas templadas y subpolares se observan las típicas 4 estaciones: verano, otoño, invierno y primavera. Mientras tanto en los Polos solo hay dos estaciones: verano e invierno, donde además de los cambios de temperatura, viven grandes diferencias en la cantidad de luz recibida por día.

Por otra parte, algunas zonas del sur del continente asiático precisan hasta 6 temporadas!

 

Más allá de esto, lo que quiero mostrarte es que vivas donde vivas, podés registrar cambios que se repiten a lo largo del año y de los años. Ningún ciclo es igual al otro, ya que lo interesante radica en como se van integrando a lo largo del tiempo. Esta integración nos va contando una historia. Yendo al pasado es que podemos entender bastante de nuestro presente climatológico. 

 

Un grafitti cerca de mi casa dice “Somos parte de la tierra porque somos tierra”.

En esta línea te cuento que compartimos el 96% del ADN de los chimpances y el 60% del ADN de un plátano. 

 

La naturaleza es cíclica. Conectar con ella es conectar con su velocidad, con sus ritmos, a veces altos y a veces bajos. Sobre acelerar es posible, aunque a la larga es probable que se sienta raro, incómodo, extraño y hasta contraproducente.

 

Volviendo al mundo de las estaciones y conectando con este concepto de ciclicidad Siento que como personas, queremos vivir en una eterna primavera. Ese espacio temporal sin mucho calor ni mucho frío, teniendo flores todo el tiempo.

 

¿En qué momento el invierno fue etiquetado de malo?

¿En qué momento el verano fue considerado intenso y agobiante?

 

Me pregunto:

¿Qué nos pasa con reconocer y amar el proceso (y por ende nuestra realidad) estemos donde estemos?

Mas aún ¿Qué TE pasa con reconocer y amar el proceso (y por ende tu realidad) estés donde estés?

En este escrito quiero profundizar sobre distintas aristas de como creo que nos desconectamos del ritmo de la naturaleza, perdiendo así nuestro eje orgánico y natural. 

Arranquemos.

 

Capítulo 4 

Alimentos

 

Entro al supermercado y veo góndolas de enlatados, productos deshidratados y congelados. En Argentina encontras naranjas en todas las estaciones (cuando su cosecha regional es solo de invierno).  Lo mismo sucede con los tomates, 24×7 los 365 días al año cuando por su naturaleza, son cosechados en verano .

Muchos “alimentos” en paquetes de plástico prometen cocinarse rápido. Nos desconectamos del alimento local y llenamos la comida de químicos produciendo uno de los primeros desequilibrios. 

¿Cómo podemos volver a un ritmo orgánico cuando consumimos alimentos que no corresponden a la estación que estamos viviendo?

¿Cómo es vivir a un ritmo natural cuando las frutas y verduras que llegan a nuestra mesa fueron maduradas en barcos y no en su respectiva planta?

Queremos todo ya y barato. Un trio complejo de conseguir, para el planeta, para las comunidades que producen y finalmente para nuestro cuerpo.

Hace unos años en mi balcón de 8 mts x 1 mts sembré y coseche 17 plantas de lechuga. Ese mismo año tuvimos morrones, brócolis, tomates, e hinojos. Recién ahí, con 29 años, comprendí profundamente el tiempo, la dedicación y el cariño que necesita un alimento para crecer. 

 

He aquí un simple ejercicio:

Pensa en tus últimas 2 comidas. Desglosa todos los ingredientes que necesitaste. Sal & pimienta también cuentan 😉

 

¿Alguna vez pensaste en el tiempo que estos ingredientes necesitaron para llegar a vos?

Si no lo sabes investiga ; )

Me pregunto ¿Cuánto tiempo necesita una palta para crecer? ¿Y un árbol para que desarrolle paltas?

¿De qué provincia o país vienen los alimentos que consumís?

 

Si hablamos de proceso, a esta cuenta inicial de tiempo deberíamos sumarles todos los recursos extra tales como el agua, los nutrientes de la tierra, el transporte y manos que lo hicieron posible. Valorar los alimentos es valorar su proceso. Nada acá es mágico, aunque a veces los deliverys así lo parezcan.

Antes solía quejarme del valor de las verduras. Hoy, con una mirada más noble, valoro la cadena, la semilla, la intención, la naturaleza y las manos que lo trajeron cerca de mi casa. 

 

Conectar con la ciclicidad es comer local, estacional, conocer el proceso de tu alimento. Es respetar los tiempos, reconectar con lo vital.  El alimento es una de las fuentes principales de tu energía. 

 

¿Con qué estás alimentando tu cuerpo?

 

Capítulo 5 

Emociones

La ciclicidad en las emociones es importante. Con esto no quiero decir que por cada  vez que subas vas a bajar. Lo que quiero poder transmitir aca esta en el permitirnos no estar bien todo el tiempo.

Ayer leía una frase en instagram que decía “Si vas a llorar que sea de risa”. Entiendo que puede ser motivadora para algunas personas pero lo que a mi me dice, es que el llorar solo es válido por una “linda” o “buena” causa.

 

¿Y si algo me duele? 

¿Y si algo arde?

¿Y si siento que no puedo mas?

¿Entonces no es válido llorar?

¿No es válido sentir?

 

Muchas otras veces escuche “no estes triste”. Por suerte en otras ocasiones ante el llanto o la tristeza, personas que quiero mucho me abrazaron en silencio, me acompañaron con una mirada, me contuvieron y cocinaron por mi mientras yo me hacía una bolita abajo del acolchado. Dejaron que la emoción siga su curso, sabiendo que era importante que fuese así. Me hicieron saber que estaban cerca y que podía contar con ellos. Acompañaron mi tránsito por la tristeza, no me pidieron que deje de sentir. 

 

Desde la inteligencia emocional, el mensaje de la tristeza es que perdimos algo que considerábamos importante, sea material, emocional, simbólico o lo que fuera. No seria orgánico ni natural no sentir tristeza. Es más, no sentirla es considerada un síntoma patológico.

Vivir y sentir  tristeza es parte de lo que nos hace humanos.

Si hablamos del “mostrar lo bien que estamos todo el tiempo” pienso en los filtros de instagram. Todavía no vi filtros en donde aparezcas con un “look” de recién levantada, ni llorando desconsoladamente ni angustiada por x razón. Todos tienen estrellitas, te hacen mas joven mientras que te ponen corazones, anteojos de sol y pestañas falsas. 

 

¿Que no estén estos filtros, quiere decir que la gente no vive momentos de tristeza o angustia?

No

 

Quiere decir, o al menos para mi, que no es algo que queramos mostrar, no genera orgullo y nos incomoda. Los filtros del zodiaco parecerían ser más divertidos, (aunque menos reales) que ver mi potencial cara de apatía en la cama ,o mi pelo despeinado  y mis ojos hinchados de tanto llorar. 

 

¿Qué nos lleva a ocultar ciertas emociones?

¿Por qué buscamos siempre tener “buena cara”?

 

En la ciudad donde vivo es común cuando te cruzas a tus vecinos, o compras en un local, saludarse con un “Hola” y luego preguntar “¿Cómo estás? Son contadas con los dedos de la mano las veces que me dijeron “maso menos” o directamente “muy mal”.

Tenemos este automatismo de contestar “bien ¿y vos?”

Mi pregunta es ¿Es porque no nos queremos abrir con extraños o contestamos esto sin ni siquiera pensar? 

Pareciera que la única respuesta viable es “bien”.

 

….

 

¿Cuántas veces viste a tus papas llorar?

¿Y a tus hermanos?

¿Y a tus compañeros de trabajo?

¿y a extraños en la calle?

 

El cambio siempre “arranca por casa” como decimos en la ciudad donde vivo. Abrí conversaciones reales con las personas que queres, expresa tu sentir. Animate y permitite sentir, sea lo que sea.

La ciclicidad para este capítulo esta en poder permitirnos estar bien y mal. Sentirnos cómodos con que hay días en donde no todo cierra, en donde hay meses en donde algo duele, arde y molesta. Esta perfecto levantar la mano y pedir ayuda si uno siente que uno lo necesita, si siente que solo o sola no puede. Nunca niegues o tapes tu emoción. Sos humano.

 

Datos técnicos:

En Argentina la ley te da 3 días corridos de duelo si fallece tu pareja, tu hijo o tus padres,  1 día si quien muere es tu hermano. No damos espacio, no contemos y no empatizamos, aún cuando hayas sentido posiblemente el dolor más fuerte de todos. Lo único  que se pide es que vuelvas a trabajar.

 

Capítulo 6.

Resultados

“Todos se enamoran del resultado final, salir campeón, los muy buenos se enamoran además de eso, se enamoran del proceso, de todo lo que hay que hacer para llegar a ese lugar. El éxito final es un accidente “ así dice un ex jugador argentino de Basquet, quien ganó junto a su equipo la medalla dorada en las olimpiadas de Atenas 2004. 

Documental recomendado: Jugando con el Alma

 

Creo que esta pequeña frase resume mucho de mi punto de vista y mi filosofía de vida. 

En tiempos donde todo es on demand buscamos medallas de oro instantáneas, tal como ese polvo deshidratado del super que promete ser una comida con solo 5 minutos y agua, Buscamos calidad salteando, acelerando o evitando todo tipo de proceso intermedio. 

A veces siento que no es que evitemos los procesos, sino que ya nos olvidamos que existen.

No toleramos el tiempo necesario para que algo se despliegue y tome forma. Buscamos avanzar en forma lineal y acelerando cada vez mas. Cuando las cosas no salen como queríamos nos enfurecemos y nos auto castigamos como no lo haríamos con nadie. Nos cuesta muchísimo ver como el “cambio en la dirección” que aparece, es en realidad parte de un proceso mucho más grande. Nos cuesta tanto ,que los solemos llamar erróneamente “retrocesos”.

 

¿Qué es para vos el fracaso?

¿Qué es para vos el éxito?

 

Amaria leer tus respuestas.

Te comparto la mia al final.

 

En este mundo acelerado y poco conectado con lo orgánico, pareciera que solo vale la pena el primer puesto. La medalla de plata, la de bronce y todo lo que sigue se desmerece y se olvida. No se celebra el esfuerzo, la dedicación, la perseverancia ni el amor por lo que se hace. 

En Argentina poco se reconoce el segundo puesto de la selección en el mundial de fútbol de 2014. Lo que pudo ser un gran festejo se sintió como una tremenda decepción. Hoy es un dato en el olvido. 

Queremos resultados ya y queremos salir primeros. Nos olvidamos que ese resultado es parte de todo un proceso. La naturaleza es mega sabia y sabe esto perfectamente. No hay fruto sin flor, sin tallo, sin semilla y sin todo el cuidado que esta planta necesita para generar alimento y oxígeno.

 

Mi mantra personal es “siempre aprendo”. Me lo digo todos los días. Es es la “vara” con la que me mido.  Esta mirada me centra en el ahora y me lleva a conectarme con mi mejor versión.

Celebremos el paso a paso, conectemos con ese ritmo interno que nos llama a acelerar y desacelerar según el momento. Tengamos la sabiduría de saber esperar, de contraer para expandir, de integrar cuando todo se repliega para luego crecer desde un espacio sostenido por esa integración.

Orgánicamente el ser humano nace de una mujer quien en trabajo de parto tiene contracciones. Esa y esas contracciones generan un gran inicio.

Sepamos gestar con amor, con cuidado, con consciencia.

Abracemos el no saber, tomemos tiempo para descansar si es necesario.

Seamos proceso.

 

Película recomendada: El guerrero silencioso

 

Somos cíclicos, vivimos multitud de ciclos, cual mamushka, un ciclo grande comprende ciclos más chicos y así sucesivamente.

Te invito a que escribas hoy en que ciclos estas, en que parte puntual de ese ciclo te encontrás y como te llevas con ellos. 

Lejos pero cerca

Flor 

 

<3

 

¿Qué es el éxito para mi?

El éxito es disfrutar de lo que hago, poder tener un trabajo que me apasione. Es estar presente, aún cuando a veces algo duela. Sé que si estoy presente puedo trasccenderlo.  El éxito es levantarme y acostarme con una sonrisa. Es estar entre las plantas de mi casa, poder ver sonreír a quienes amo. 

Vivir una vida coherente con quien soy, diciendo que no y que si con convicción, desde un lugar genuino, cuidandome mucho.

10 Replies to “Lo poderoso y necesario de las subidas y bajadas. Emocionales, mentales y físicas”

  1. GRACIAS, gracias y más gracias por transmitir tanto a través de las palabras. Leerte se siente como unos mates con esa amiga del alma, la cual te calma y te hace ser agradecida (aunque estes atravesando una crisis). Sos lo más Flor!!

  2. Gracias por compartir tu forma de ver la vida, en muchas cosas coincido sobre todo en que la vida es un proceso y hay que darle espacio para que se desarrolle. Aprender a disfrutar los bueno momentos como ser paciente en los no tan buenos es un desafío enorme….y creo que entender eso hace que la vida sea más liviana. Gracias.

  3. gracias por compartir tus reflexiones y sentires, muchos transitamos los mismos ….como decís, estamos lejos pero cerca y somos muchos. comparto este texto d un filosofo , que me compartieron en una charla , me pareció muy alentador para seguir transitando el camino .

    EL TIEMPO PROPIO
    «ESCRIBO MI CRITICA DESDE LA LIBERTAD, ES DECIR DESCRIBO EL SISTEMA TIEMPO, O SEA EL RITMO DEL TIEMPO QUE SE HALLA EN DIVERSOS ÁMBITOS VITALES Y LABORALES,PERO SIEMPRE CON LA PERSPECTIVA DE QUE PERTENECEMOS EN PARTE A ESOS SISTEMAS Y POR LO TANTO LO CREAMOS O NO , ESTAMOS SINCRONIZADOS.PERO ESTO NO ES TODO:ESTAMOS EN EL SISTEMA, PERO SIEMPRE UN POCO ALEJADOS DEL SISTEMA…EN CASO CONTRARIO NO PODRÍAMOS VERLO COMO TAL NI DESCRIBIRLO.PERO TAMBIÉN SOMOS ASINCRONICOS. Y ES ESE ESTAR FUERA ES LO QUE INTUIMOS EN NOSOTROS COMO EL «TIEMPO PROPIO» FORMA PARTE DE LA EXPERIENCIA DE LA LIBERTAD CREADORA.ES LIBRE EL QUE NO SE SOMETE COMPLETAMENTE A UN SISTEMA TEMPORAL .SE TRATA DE HACERSE DISIDENTE DE LA COMERCIALIZACIÓN ACTUAL DEL TIEMPO . DEL MISMO MODO QUE HAY DIVERSAS VERDADES, TAMBIÉN HAY DIVERSAS VELOCIDADES .UNA VIDA ES RICA SI PARTICIPA DE DIVERSAS VELOCIDADES. (SAFRANSKI, 2000) .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *